dimecres, 17 de setembre de 2008

Poemes

Vaig a penjar un post sobre un dossier que ha sortit a la llum: Crisi. Ara us ho explico.
Abans, però, un parell de poemes. El primer perquè és el que he llegit aquesta tarda per la Tardor literària, el segon perquè em ve de gust.

Aventura domèstica

Sol a casa i mirant els armaris.
Trobo mapes antics de carreteres,
contractes que han vençut, estilogràfiques
que no escriuran més cartes, velles calculadores
sense piles, rellotges que el temps ha derrotat.
El passat ha fet niu en el fons dels calaixos
com una trista rata. Els vestits pengen buits
com uns vells personatges que ens han interpretat.
Però de sobte em surt la teva llenceria
color de nit, de sorra; fina, amb petits brodats.
Calces, sostenidors i mitges que desplego
i em fan tornar al lluent però misteriós
fons de sexe i amor: el que de veritat
dona vida a les cases: com els fanals i els llums
dels cafès i els vaixells a un port desconegut.
Joan Margarit

Los formales y el frio

Quién iba a prever que el amor ese informal
se dedicara a ellos tan formales

mientras almorzaban por primera vez
ella muy lenta y él no tanto
y hablaban con sospechosa objetividad
de grandes temas en dos volúmenes
su sonrisa la de ella
era como un augurio o una fábula
su mirada la de él tomaba nota
de cómo eran sus ojos los de ella
pero sus palabras las de él
no se enteraban de esa dulce encuesta

como siempre o casi siempre
la política condujo a la cultura
así que por la noche concurrieron al teatro
sin tocarse una uña o un ojal
ni siquiera una hebilla o una manga
y como a la salida hacía bastante frío
y ella no tenía medias
sólo sandalias por las que asomaban
unos dedos muy blancos e indefensos
fue preciso meterse en un boliche

y ya que el mozo demoraba tanto
ellos optaron por la confidencia
extra seca y sin hielo por favor

cuando llegaron a su casa la de ella
ya el frío estaba en sus labios los de él
de modo que ella fábula y augurio
le dio refugio y café instantáneos

una hora apenas de biografía y nostalgias
hasta que al fin sobrevino un silencio
como se sabe en estos casos es bravo
decir algo que realmente no sobre

él probó sólo falta que me quede a dormir
y ella probó por qué no te quedás
y él no me lo digas dos veces
y ella bueno por qué no te quedás

de manera que él se quedó en principio
a besar sin usura sus pies frío los de ella
después ella besó sus labios los de él
que a esa altura ya no estaban tan frío
y sucesivamente así
mientras los grandes temas
dormían el sueño que ellos no durmieron.
Mario Benedetti

1 comentari:

Anònim ha dit...

no t'enfiis dels que fan poesia, tenen la ment freda...(aixo m'ho diu sempre la meva mare)