dijous, 29 d’octubre de 2009

Israel seca Palestina

El diari Publico, de dimarts, 27 d'octubre, publicava la notícia que reprodueixo. Suposo que les persones que, habitualment, justifiquen les actuacions del govern israelí diran que és mentida, que Amnistia Internacional no és imparcial o que no són ells sinó Hamás els que s'apropien de l'aigua. Fa dies parlava en aquest blog sobre la notícia que la ONU acusa Israel de violar la llei internacional i cometre crims de guerra i, en el mateix post, sobre els clams al cel que proferien aquestes persones perquè s'havia demanat el boicot a Noa durant la diada pel seu suport a les actuacions de l'exèrcit israelí a Gaza. Ara La Vanguardia explica que Israel i Espanya signaran un conveni de cooperació militar i ningú se sorpren. Espanya ja ha passat de la venda d'armes a signar descaradament convenis de cooperació militar.

Bé, en tot cas recordo que no tinc res contra el poble israelí sinó contra el seu govern i que hi ha israelians que no volen ser còmplices d'aquestes actuacions i treballen per difondre-les i evitar-les. Us deixo la notícia sobre l'aigua i treieu vosaltres mateixos/es les conclusions pertinents:

Israel seca Palestina

Amnistía Internacional denuncia que el embargo provoca que los palestinos no reciban suficiente agua


Niños palestinos acueden a unos grifos públicos para recoger unas botellas de agua. Reuters
PÚBLICO.ES/AGENCIAS - Londres - 27/10/2009 08:48

Amnistía Internacional denunció este martes en un informe que las restricciones israelíes están evitando que los palestinos reciban suficiente agua en la Franja de Gaza y la ocupada Cisjordania. Un portavoz del Gobierno hebreo desmiente las informaciones y dice que Israel cumple con las cuotas pactadas en los acuerdos de Oslo de 1993.

En un documento de 112 páginas, la asociación explica que la media de consumo diario para los palestinos es de 70 litros, la de los israelíes es de 300. En algunas zonas de Gaza y Cisjordania, el consumo se reduce a los 20 litros, el mínimo recomendado incluso para catástrofes humanitarias como la que se da en Palestina.

Amnistía, además, insiste en que Israel está impidiendo que los palestinos del West bank construyan sus propios pozos y ha destruido cisternas y depósitos de agua. Al mismo tiempo, denuncian que los judíos en los asentamientos pueden disfrutar de sus propias piscinas y de jardines con césped.

Según la organización, los israelíes están consumiendo el 80% del agua procedente de los manantiales del Monte Aquifer, principal fuente de abastecimiento para lo israelíes y palestinos. Donatella Rovera, portavoz de Amnistía dijo en un comunicado que "el agua es una necesidad básica y un derecho, pero para muchos palestinos obtener incluso niveles de baja calidad y cantidades sustanciales se ha vuelto un lujo que apenas pueden tener".

Acusaciones "absurdas"

Israel ha negado las acusaciones de Amnistía Internacional explicando que cumple a rajatabla con los acuerdos de Oslo de 1993, en los que se estipula la cantidad de agua diaria que deben recibir los palestinos. "Israel suministró a los palestinos 20,8 millones de litros cúbicos de agua, superando lo que está obligado a hacer bajo el acuerdo de agua", dijo el portavoz del primer ministro, Benjamin Netanyahu, Mark Regev.

El propio Israel, que sufre una escasez de agua sin precedentes y un aumento en las tarifas, controla buena parte de los suministros de Cisjordania y los distribuye desde un acuífero que pasa por Israel hacia el territorio palestino.

1 comentari:

zel ha dit...

poc hagués pensat mai que em tornaria així de "xenòfoba" però els estic agafant una mania que fins a mi em fa mal...