diumenge, 28 d’octubre de 2007

Beatificació dels "màrtirs del segle XX"


Avui, a Roma, s'ha aconseguit el que Joan XXIII i Pau no van voler: la beatificació de 498 catòlics assassinats durant la guerra civil per un dels bàndols. Els catòlics assassinats pels franquistes no mereixen aquest tracte. Curiosa manera de fomentar la reconciliació si, tenim en compte, a més, que encara es hora que la jerarquia de l'esglessia catòlica espanyola demani perdó pel suport a la "Cruzada".

La fórmula de beatificació, a càrrec del cardenal Saraiva Martins ha acabat amb aquestes paraules: "En virtud de nuestra autoridad apostólica, otorgamos la facultad de que sean venerados como beatos a los que, en España, durante el siglo XX, derramaron su sangre por Cristo. Su fiesta se celebrará el 6 de noviembre. Dado en Roma, junto a San Pedro, en el tercer año de nuestro pontificado".

En el discurs, el cardenal no ha pogut evitar, fotre cullerada en altres temes dients: "¿Que mensaje transmiten hoy los mártires?", se preguntó Saraiva, que respondió que "de amor y coherencia" y que "con voz muy alta" dicen que todos los cristianos están llamados a la santidad. Por eso, ser cristianos coherentes impone contribuir al bien común de la sociedad, defendiendo nuestras convicciones sobre la dignidad de la persona, la vida desde la concepción hasta la muerte natural, la familia fundada en la unión matrimonial indisoluble entre un hombre y una mujer y el derecho y deber primario de los padres a la educación de los hijos". A això se li diu alló de "a dios rogando y con el mazo dando".

A la cerimònia hi ha acudit una delegació oficial espanyola formada pel ministre d'Assumptes Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, l'ambaixador d'Espanya a la Santa Sede, Francisco Vázquez; el Subsecretari d'Assumptes Exteriors i Cooperació, Luis Calvo, i la Directora d'Assumptes religiosos del Ministeri de Justícia, Mercedes Rico. La sorpresa, segons per qui, clar, ha estat en que, a més de l'arquebisbe de Tarragona, Jaume Pujol, també han anat a Roma el vicepresident de la Diputació, Albert Vallvé, i el tinent d'alcalde de Relacions Ciutadanes de l'Ajuntament de Tarragona, Manuel López Pasca, aquest en representació de l'alcalde, Josep Fèlix Ballesteros (preparació de l'any jubilar?).

Seguidament penjo alguns fragments de la "Carta colectiva de los obispos españoles a los obispos de todo el mundo con motivo de la guerra en España". (1936) Llegiu i valoreu vosaltres mateixos/es:

"... que siendo la guerra uno de los azotes más tremendos de la humanidad, es a veces el remedio heroico, único, para centrar las cosas en el quicio de la justicia y volverlas al reinado de la paz. Por esto la Iglesia, aun siendo hija del Príncipe de la Paz, bendice los emblemas (pf) de la guerra, ha fundado las Ordenes Militares y ha organizado Cruzadas contra los enemigos de la fe."

"... no le quedaba a España mas que esta alternativa: o sucumbir en la embestida definitiva del comunismo destructor, ya planeada y decretada, como ha ocurrido en la regiones donde no triunfó el movimiento nacional, o intentar, es esfuerzo titánico de resistencia, librarse del terrible enemigo y salvar los principio fundamentales de su vida social y de sus características nacionales."

"... La guerra es, pues, como un plebiscito armado. La lucha blanca de los comicios de Febrero de 1936, en que la falta de conciencia política del gobierno nacional dio arbitrariamente a las fuerzas revolucionarias un triunfo que no había logrado en las urnas, se transformó, por la contienda cívico-militar, en la lucha cruenta de un pueblo partido en dos tendencias: la espiritual, del lado de los sublevados, que salió a la defensa del orden, la paz social, la civilización tradicional y la patria, y muy ostensiblemente, en un gran sector, para la defensa de la religión; y de la otra parte, la materialista, llámese marxista, comunista o anarquista, que quiso sustituir la vieja civilización de España, con todos sus factores, por la novísima "civilización" de los soviets rusos."

"... Por esto observadores perspicaces han podido escribir estas palabras sobre nuestra guerra: "Es una carrera de velocidad entre el bolchevismo y la civilización cristiana". "Una etapa nueva y tal vez decisiva en la lucha entablada entre la Revolución y el Orden". "Una lucha internacional en un campo de batalla nacional; el comunismo libra en la Península una formidable batalla, de la que depende la suerte de Europa".

"... Afirmamos que el levantamiento cívico-militar ha tenido en el fondo de la conciencia popular de un doble arraigo: el del sentido patriótico, que ha visto en él la única manera de levantar a España y evitar su ruina definitiva; y el sentido religioso, que lo consideró como la fuerza que debía reducir a la impotencia a los enemigos de Dios, y como la garantía de la continuidad de su fe y de la práctica de su religión."

"... Hoy, por hoy, no ha en España más esperanza para reconquistar la justicia y la paz y los bienes que de ellas deriva, que el triunfo del movimiento nacional. Tal vez hoy menos que en los comienzos de la guerra, porque el bando contrario, a pesar de todos los esfuerzos de sus hombres de gobierno, no ofrece garantías de estabilidad política y social."

"... El movimiento ha fortalecido el sentido de patria, contra el exotismo de las fuerzas que le son contrarias. La patria implica una paternidad; es el ambiente moral, como de una familia dilatada, en que logra el ciudadano su desarrollo total; y el movimiento nacional ha determinado una corriente de amor que se ha concentrado alrededor del nombre y de la sustancia histórica de España, con aversión de los elementos forasteros que nos acarrearon la ruina. Y como el amor patrio, cuando se ha sobrenaturalizado por el amor de Jesucristo, nuestro Dios y Señor, toca las cumbres de la caridad cristiana, hemos visto una explosión de verdadera caridad que ha tenido su expresión máxima en la sangre de millares de españoles que le han dado la grito de "¡Viva España!" "¡Viva Cristo Rey!"


7 comentaris:

Oscar Ramírez ha dit...

És fort. No se'n perden ni una. Ja em diràs que hi feien i quan ha costat el viatge de plaer de la delegació tarragonina. Cada cop al·lucino més.

zel ha dit...

Ostres, Josep Ma, ens ho hem de fer mirar, això, eh? Avui és que no he fet gairebé cap visita als blogs, noi, estic amb dues assignatures de psicopedagogia i com que ho faig a la UOC, he d'estar pendent dels companys de grup. Bé, es una alegria que es tinguin neguits compartits. Una abraçada.

Gerard Castells ha dit...

Per culpa de l'Església i la sevaa actitud es va perseguir el cristianisme durant la Revolució del 36. Per l'altra bàndol, amb l'excusa de Crist es van perseguir i assassinar a molts innocents i difamar i assenyalar molta gent. L'Esglési es va venjar i no va perdonar

Té la mà Maria - Reus ha dit...

bon post Josep M. avui t'has sortit felicitats !!!!

Waipu Joan ha dit...

amb el màrketing vaticà al 100% el cel acabarà col.lapsant-se. Si cada víctima de la repressió d'aquest món aconseguís plaça celelstial, llavors no hi hauria prou cels.

Ànima de Càntir ha dit...

Compreneu perquè he apostatat?

joan malpesa ha dit...

Les meves referències de la Guerra van, des de lo que m'explicaven els meus pares fins avui.
A mida que han passat els anys m'he anat fent una opinió pròpia que no se fins a quin punt es encertada o no.
L'Església, en aquest país ( y en molts altres)
ha estat deformada per el règim polític de torn, que l'ha adequat al seus interessos.Ara s'ha quedat sense conjunt i ha de tocar en solitari.
Fets com els que comentes aquí formen part del ancoratge en el passat. Falta que passin algunes generacions més per a que es posi a to.
Al aparador de la Llibreria de la Rambla hi vaig veure exposat un llibret amb un títol fins i tot adient al tema : El Marketing de la Iglesia.

Salut.