divendres, 21 de setembre de 2007

El Govern espanyol es comprometrà per llei a promoure i donar suport a les iniciatives contra las bombes de dispersió m algrat fabricar-les

Des de Cosas de la diplomàcia ens fan saber que:

El Gobierno español se comprometerá por ley a promover y apoyar las iniciativas “que tengan por objetivo la restricción y, en su caso, la prohibición de las bombas de racimo, especialmente peligrosas para las poblaciones civiles”. Así figura en una enmienda transaccional, a la Ley sobre el Control del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso, que el PSOE ha ofrecido a los demás grupos.

Evidentemente queda camino por recorrer hasta llegar al fin de la fabricación y almacenamiento de bombas de racimo en España, pero la postura del Gobierno ha cambiado. Frente a la postura de reticencia en el Proceso de Oslo, intentando dejar fuera del futuro tratado las bombas de racimo con mecanismo de autodestrucción, ahora el gobierno se comprometerá por Ley a dejar de fabricar, almacenar y vender estas armas.

Como escribí en el post que inició todo ésto, la convicción de uno no bastaba, su voz era imprescindible para conseguir las acciones de unos pocos. Lo hemos conseguido.

Hemos ganado. Hemos ganado todos. Nosotros, el gobierno, pero, sobre todo, todas y cada una de esas personas que no morirán o no se verán mutiladas por el efecto de una bomba de racimo española.

¿No tienen ganas de sonreír?

GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS A TODOS.


Jo, escèptic comn soc, no ho acabo de veure clar . En un blog deien:

...aunque la enmienda no obliga automáticamente a suspender la producción de bombas de racimo, será políticamente insostenible comprarlas o exportarlas una vez que se reconozca, en el articulado de una ley, que son “especialmente peligrosas para las poblaciones civiles”.

Lleva toda la razón, es como la ley del aborto, una forma legal indirecta de conseguir sacar adelante la propuesta sin ofender a nadie ni desautorizar públicamente a los halcones del análisis militar. Eso se llama “una jugada de maestría política”. Además la otra enmienda que hará que se vote el envío de armas si la oposión lo pide, convertirá en impresentable cualquier exportación de este tipo de armamento. Y si no se pueden exportar ni usar ¿para que se van a fabricar?

i jo, com no, convençut, a més, de la barra dels nostres "representants" polítics, no me n'acabo de refiar, desconfio de les jugades de "maestria política". De totes maneres, de moment, m'afegeixo a l'alegria dels impulsors de la iniciativa.