dimarts, 17 de juliol de 2007

Des d'Israel (4)

Un check point amb la gent esperant per passar. Els checks point no tenen horaris, s'obren quan als soldats els plau.

Lunes, 16 de julio.

Jerusalem.

Solo estar aqui, en Jerusalen, condiciona la mirada que le pueda hacer a este pais. Luego sigo con ella, ahora decir que hoy hemos entrado en ella por la puerta de Damasco, aunque nos hayan controlado las mochilas en la estacion de autobuses y luego un individuo se ha asegurado ( mas o menos) que no llevabamos explosivos encima al subir al bus urbano. Pero la entrada a Jerusalem la hemos hecho por la puerta de Damasco.
Antes unos apuntes para maestr@s que quedaron pendientes de la visita del Kibutz. El metodo educativo que se desarrolla en las escuelas de los kibutz esta muy reconocido entre los habitantes del pais y los eruditos del tema educativo. Antaño los niños solo vivian con niños en las casa de idems, y con sus maestr@s e iban a visitar a sus familias un par de horas al dia como mucho y parece ser que no eran obligatorias. El sentido de la comunidad y la pertenencia a un grupo o clan, parte muy importante para entender como se desarrolla esta sociedad. De esto hace ya veinte años, desde que los kibutz dejaron de ser espacios socializados y empezaron a privatizarse, tanto que hoy en dia las escuelas que hay en los kibutz ( alguna excepcion habra, claro) son privadas y a ella no van los hijos del kibutz sino las clases mas pudientes de la zona que se pueden pagar esta escuela tan "eficaz" educativamente. Es paradojico que los que desarrollaron ese tipo de escuelas no las puedan usar para sus hijos o nietos, aunque es mas triste ver como esas escuelas nos sirven para romper la cadena de mando militarista que se produce en esta sociedad en todos sus escalones. Trabajo nos queda en casa, al igual que aqui ya que no puedo dejar de olvidar las broncas que, muchos de l@s que leeis estas lineas, habeis tenido en claustros para impedir visitas de militares o a instalaciones militares. Los hilos invisibles del antimilitarismo una vez mas se tejen a ambos lados.
Hablando de hilos, bueno de vallas de espino, que es otra manera de tejer el territorio como estamos viendo en Israel. Tal, nuestra cangura, nos dice que el israeli no se siente seguro sin ver valla de espino, que necesita verla cada cinco minutos como poco para tener sensacion de seguridad ( gran palabra). Y no cuesta mucho creerla ya que la valla de espino se da en las situaciones mas curiosas e increibles. Por ejemplo podemos encontrar un rollo gigante de alambre de espino abandonado desde hace unos años en un parque de niños, oxidado y muy posiblemente inutil. Pero ahi esta, tal vez ofreciendo seguridad... Luego imaginaros en las escuelas, en las fincas, en las colonias, en casas... en este pais se espera la invasion de un momento a otro, tal vez sea una manifestacion mas del miedo, aunque para nosotros pueda ser una manifestacion mas de la conciencia dolida de los ocupantes y el miedo a que sus antiguos ocupantes recobren lo suyo. Olvidaros de que el israeli tenga dolor de conciencia por eso: esta es su tierra y para defenderla no tiene suficiente alambre de espino, por eso tiene una reserva importante en su cabeza.
La impaciencia y la ansiedad juega una partida muy importante en esta sociedad, al menos desde fuera y por lo que nos cuentan nuestros interlocutores, sospechosos de pertenecer a ella desde hace muchos años. Desde fuera se ve la impaciencia, el estrés, la impulsividad: al volante, al cruzar una calle, en la cola del banco, al entrar en un autobús y resulta muy paradójico que, justamente, quienes obligan a docenas de miles de palestinos a tener una paciencia infinita en los chek points, haciéndoles sufrir humillaciones por la via de la espera y de provocarles ansiedad, pues bien resulta de una justicia poetica que vivan con ella a cuestas. Menuda mierda de consuelo, porque no hace mas que estropearlo todo... Tal vez os comenté el otro dia que en un chek point cercano a Hawara, al norte, un palestino que debia llevar unas horas esperando en el coche para pasar, se puso nervioso y empezó gritar a los sodados del chek point. En mala hora porque lo acribillaron al momento. La casualidad quiso que en aquel momento las mujeres de Machsom-watch estuvieran alli y vieron los hechos y los pudieron relatar, tal vez sea un muerto menos anonimo. Por cierto las mujeres de Machsom-watch son unas 500 mujeres ( madres, abuelas, hijas, nietas, tias...) que se reparten por los check points israelis y hacen vigiias y guardias para controlar que los soldados "no se pasen" con los palestinos. Pongo entre comillas lo de pasarse porque asi me lo dijeron la ultima visita ellas mismas: que significa no pasarse cuando te estan humillando? que humillen de una manera mas digna? Son increibles estas mujeres.
Os estaba hablando de paciencia y me acuerdo la que se va rompiendo por todos lados entre l@s activistas antiocupacion: conversaciones que solo ven callejones oscuros, que hablan de presionar mas directamente al gobierno israeli, por ejemplo con el boicot total a productos israelis, cafes que hablan de exilios y de peticiones de asilo politico. Cansancio, mucho cansancio. Y estamos en el lado "bueno", donde mas o menos puedes ir tirando si no te complicas mucho la vida. No voy a hablaros de la situacion palestina, existen miles de documentos que constatan la prisión al aire libre que los carceleros israelis tienen montada en Cisjordania y Gaza. Insistir sobre ella no me va a dar mas razón que la que ya demuestran los miles de documentos al respecto. A mi lo que me pone los pelos de punta es el convivir con esos miles de carceleros que te despachan en cualquier bar o te lleva en autobus, verles su cara de normalidad y tranquilidad: aqui no pasa nada. Lo que hay a 20 km es un accidente que algun dia se acabará. Continuaré con la vision de la prisión al aire libre y el control de sus puertas
Ahora Jerusalem. Mañana vamos al campamento que la ICAHD, comite israeli contra la demolicion de casas hace aqui cerca. Seguiremos informando. Besos, toni

2 comentaris:

g! ha dit...

Ja posats recomano el documental CHECKPOINT de Yoav Shamir.

Clavat al post.

Josep Maria ha dit...

L'he baixat i l'he vist. Al·lucinant. De totes maneres tinc claríssim que la realitat sempre supera la ficció.